El partido de la década

Aclaración: no leer si se cree que Barcelona y Arsenal juegan "fulbito" o son un invento de la prensa.
Se suele decir que la década termina cuando se va el año terminado en 9. Sin embargo, los detractores de la campaña de marketing por los festejos del 2000 (la llegada de un nuevo milenio, de eso se trataba) afirman, con razón, que no hubo año 0 y, por lo tanto, la década finaliza el último día del año que cierra en 0. En este caso, el 31 de diciembre de 2010.
Que el rodeo cronológico sirva para tomar conciencia de lo inminente: se está a horas del mejor partido disputado entre los años 2001 y 2010. Se trata, entonces, del encuentro de la década.
Barcelona y Arsenal deberán eliminarse entre ellos hoy desde las 20.45 (hora española). Uno de los dos seguirá en Champions League. El conjunto inglés llega con complicaciones: no podrá contar con Cesc Fabregas, William Gallas, Alex Song y Andrei Arshavin (además del holandés Robin van Persie). Con la lesión de Cesc se resiente el eje de su fútbol, el toque corto y veloz. De todas maneras, le sobran argumentos para, por lo menos, hacerle frente a un Barcelona que coquetea con los mejores equipos de la historia. La esperanza estará puesta en Nicklas Bendtner, Samir Nasri, Denilson, Theo Walcott y el experimentado Tomas Rosicky.
Los de Pep Guardiola son favoritos, indudablemente, sobre todo después del empate 2 a 2 conseguido en Londres. El entrenador, por las dudas, ya avisó: "está prohibido especular". Las ausencias serán las de Carles Puyol (reemplazado por Rafael Márquez) y la de Zlatan Ibrahimovic, autor de los dos goles en la ida (por él ingresaría Bojan).
Es fútbol y todo puede pasar, especialmente con dos conjuntos que podrían llevar por lema "prohibido prohibir". Sin embargo, se puede adivinar (no se trata más que de eso) que el mediocampo será la zona que inclinará la balanza de un lado o del otro (Arsene Wenger, DT de los ingleses, declaró, de hecho, que "la batalla se decidirá en el mediocampo"). Barcelona tiene la iniciativa allí, con Xavi, Sergio Busquets y el elegante Kader Keita. A ellos se les suman Lionel Messi y Pedro, atacantes por las bandas. Arsenal deberá contar con el sacrificio de sus jugadores, de buen pie pero con clara vocación ofensiva.
Esta década inicial del nuevo siglo dejó partidos para el recuerdo. El más llamativo fue la final de 2005. Milan se había puesto en ventaja por 3 a 0, con un equipo que contaba con Kaká, Andrei Schevschenko y Hernán Crespo en zona de creación y definición. Liverpool no se dio por vencido, liderado por Steven Gerrard (acompañado por Harry Kewell, Xabi Alonso y Milan Baros) y empató en solo cinco minutos (entre los 54 y los 59). El encuentro fue cautivante pero, si de expectativas se trata, este Barcelona-Arsenal se encuentra un par de escalones arriba.
Otro que (apenas) se le acerca es el de vuelta por cuartos de final de 2003 entre Manchester United y Real Madrid. Fue un duelo entre Hierro, Ronaldo (héroe de la jornada), Roberto Carlos y Zidane, de un lado, y Verón, Beckham, Van Nistelrooy, Giggs, Keane y Ferdinand, del otro. Los españoles ganaron 4 a 3. Claro, los estilos eran otros: los de Ferguson comenzaban una era de recambio (que acabaría con la salida de Beckham y la posterior llegada de Cristiano Ronaldo) y aquel Madrid apostaba a las millonadas (como ahora) con Florentino Pérez (como ahora).
Por eso, hay que agendar el encuentro de hoy para bajarlo de internet mañana o, aquellos que todavía tengan, preparar un cassette y desempolvar la videograbadora. Si la ida fue emocionante, la vuelta será para seguir segundo a segundo y volver a creer en un fútbol diferente y alternativo. Vaya si Arsenal y Barcelona son garantía de ello.

0 Response to "El partido de la década"

Publicar un comentario en la entrada

Powered by Blogger